INSEPARABLES

Rocío Flores, alejada de su madre, se aferra a la ilusión de la mano de Manuel Bedmar

La hija de Rocío Carrasco encuentra consuelo en su novio.
viernes, 5 de febrero de 2021 · 08:56

Rocío Flores ha estado en medio del ojo mediático desde su participación en "Supervivientes" a comienzos del 2020, en donde dio a conocer su historia con su madre, Rocío Carrasco, a quien le pidió por una reconciliación, pues no se hablaban desde hacía 8 años, pero la situación no ha cambiado en lo absoluto. 

Ahora, Rocío Flores dejó a un lado su conflicto familiar para volcarse a su relación con Manuel Bedmar, con quien lleva casi cinco años de puro amor incondicional. Parece que no necesita nada más si está al lado de su enamorado, quien le dio la sorpresa de su vida al aparecer en el reality hondureño para darle ánimos, una excepción ya que él no es muy amigo de las cámaras. 

Manuel es un chico de 25 años, apasionado de los automóvil y del deporte, que juega al fútbol en su ciudad natal, Málaga. Además, se los ha visto a ambos paseando en su moto, un tesoro para el joven, que lleva a dar vueltas a su enamorada por los rincones malagueños.

Bedmar es uno más de la familia Flores, pues tiene una excelente relación con su suegro, Antonio David Flores, y con sus sobrinos, David y la pequeña Lola, fruto del amor entre el colaborador de "Sálvame" y su esposa, Olga Moreno. 

La nieta de Rocío Jurado y su novio se han ido a vivir juntos a un piso que compraron en Málaga, en donde se los ve muy felices y cómplices, recibiendo a invitados como a Gloria Camila, la tía de Flores, con quien desde pequeñas han tenido un excelente vínculo, que aún mantienen.  

Por otra parte, los tortolitos se dan sus lujos y les gusta sorprenderse mutuamente con regalos inesperados y costosos, como prendas de vestir y, para ella, bolsos de las marcas más caras y reconocidas a nivel mundial, como uno que está valuado en nada más y nada menos que 1.000 euros, lo que pudo adquirir sin problemas gracias a sus ganancias con su participación en "Supervivientes", tal como Rocío Flores lo aclaró. 

Además, la cantidad de dinero que recibe la influencer por su labor en las redes es invaluable, pues con ello llegó a comprarse su propio hogar, con ayuda de Manuel Bedmar, y no es para menos, ya que ambos planean formar una familia, y así lo dio a entender Rocío cuando aseguró que le gustaría ser madre joven. 

Como si fuese poco adquirir un terreno en común para continuar con su relación, Rocío Flores y Manuel Bedmar comparten un tatuaje con una frase muy especial para ellos, que la vienen usando en redes desde que se conocieron y, claro, qué mejor que plasmarlo sobre su piel. Mientras que ella lo tiene en la muñeca, el decidió hacérselo en el cuello. Un tatuaje dividido en dos, y una historia de amor digna de una película.  

Que todo fluya. Que nada influya.

Otras Noticias