Lo único que Mario Vargas Llosa le negó de forma determinante a Isabel Preysler

Todo menos eso.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa.
SHOW

A comienzo de año se conocía la separación de Isabel Preysler (74 años) y Mario Vargas Llosa (87 años), nadie se lo esperaba, pero fue ella misma quien comunicó la noticia a base de exclusiva como está acostumbrada. Inmediatamente, después se descubría que las cosas entre ellos no habían terminado bien, sino hace falta solo mirar la guerra fría que iniciaron en los medios de comunicación. Igualmente, él no perdió el tiempo y se acercó rápidamente a una mujer de su pasado.

Mario Vargas Llosa aprovechó todo este tiempo para correr otra vez a los brazos de su esposa, Patricia Llosa, y este verano parecen haber armado algunos viajes de reconciliación, ya se muestran otra vez como una pareja feliz que hace todo juntos, como si aquellos ocho años en los que él pasó al lado de Isabel Preysler y hasta conviviendo en su casa del barrio madrileño de Puerta de Hierro no hubiesen existido.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler no tuvieron que dividir nada. Fuente: (Instagram)

No hay dudas de que el plan del escritor es demostrarle a la madre de sus hijos que se arrepiente de todo ese tiempo y que quiere reconquistarla para ya pasar los últimos años de vida a su lado, un empeño que se nota a leguas. Recordemos que la familia también está propiciando este acercamiento y desean que la historia con Isabel Preysler sea tan solo una anécdota, por eso mismo es que cuando le entregaron el  ingreso en la Academia Francesa, en París, en febrero de 2023, él no dudó en asistir con Patricia Llosa a pesar de que había roto con la madre de Tamara Falcó hacía apenas unos meses.

Mario Vargas Llosa ha vuelto a acercarse a Patricia Llosa. Fuente: (Instagram)

Lo que perdió Mario Vargas Llosa en su relación con Isabel Preysler

A pesar del acercamiento, hoy en día Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa están divorciados, igualmente, el patrimonio ya no es un tema de discusión entre ellos, puesto que todo se separó en 2016 y ambos quedaron conformes. Igualmente, este es un buen punto para comparar cómo era la economía de él antes y después de Isabel Preysler. En el momento de la separación de bienes, el escritor le cedió a Patricia los pisos de Lima, Nueva York y Punta Cana.

Durante estos ochos años que estuvieron juntos, Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler no se casaron, hay quienes rumorean que esto también habría sido motivo de separación, pero más allá de eso quiere decir que no deben hacer una separación de bienes, al menos desde el punto de vista legal. Por lo que el Nobel de literatura se quedó con el mismo patrimonio que tenía cuando inició su relación con la socialité. Entre sus propiedades figura una casa en Madrid, en la calle Flora, cerca del Monasterio de las Descalzas Reales, de casi 300 metros cuadrados y una gran terraza de 30.

Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa vuelven a disfrutar de todos los pisos de su propiedad. Fuente: (Instagram)

Es en esa propiedad donde Mario Vargas Llosa pasa la mayor parte del año ahora que ya no está con Isabel Preysler, pero pesa sobre ella una deuda con Hacienda. También se quedó con los pisos que poseía en París y Londres, además de una sociedad que gestiona en España sus derechos de autor, que cuenta con su hijo Álvaro como administrador. En el caso de que Mario y Patricia deseen retomar su relación de manera legal y vuelvan a casarse, simplemente disfrutarán de todos los bienes que alguna vez compartieron, por lo que no se ha modificado demasiado nada.

Lo que la alivia

Si había algo que preocupaba a los hijos de Mario Vargas Llosa y a Patricia Llosa era que él se casara finalmente con Isabel Preysler, en ese caso se habría arriesgado a tener que repartir sí o sí su patrimonio con ella.