El vestido de novia más triste de España lo lució Marisol en su primer matrimonio

La malagueña desde muy pequeña se transformó en un ícono de la moda y de la industria cinematográfica de España.

Marisol y Carlos Goyanes.
SHOW

En los 60, Marisol (76 años) tras abandonar Málaga dejó al descubierto que no solo era una niña risueña y prodigio de la gran pantalla, sino una joven que se casó con el hombre a quien creía amar, pero fue una gran decepción amorosa, por lo que no logró evitar posar triste con su vestido de novia ante los 4000 invitados a su boda indeseada. 

Pepa Flores inició su romance con Carlos Goyanes, el hijo de su descubridor cuando tan solo era una pequeña. Con 14 años empezó a vivir una historia de amor prohibida y en secreto, hasta que al ser mayor de edad el romance salió a luz. Sellaron su amor el 16 de mayo de 1969, cuando dieron el “¡Sí, quiero!”, ante la atenta mirada de toda España, sin embargo la llama de la pasión ya se había apagado.

El vestido de novia de Marisol el día que se casó con Carlos Goyanes. Fuente: (Google).

El vestido de novia de Marisol que inmortalizó su primera desilusión amorosa 

Marisol nunca se dio por vencida tras sufrir la gran decepción amorosa con Carlos Goyanes. Después de su separación logró encontrar el amor nuevamente en dos oportunidades, pero, definitivamente, su primera boda nunca la olvidó, en especial aquel momento cuando su vestido de novia fue destrozado por sus fanáticas que se filtraron entre los invitados a la ceremonia celebrada a finales de los 60

El vestido de novia que Marisol lució en su boda ante 4.000 invitados. Fuente: (Google).

La artista que a finales de los 80 decidió dar un paso al costado y llevar una vida discreta lejos de los medios, lució en su boda un vestido de novia de organza, es decir, un tejido ligero y transparente que fue diseñado por la firma Silvan, donde se destacaban las flores bordadas y una capucha a juego que quedó inmortalizada en las fotografías de aquella época donde Marisol vivía un momento poco feliz, ya que fue obligada a casarse sin amor, puesto que al salir a la luz su romance la pasión se perdió. 

Marisol no pretendía sellar su historia con Carlos Goyanes, ya que no estaban enamorados. Fuente: (Google).

El diseño del vestido de novia de Marisol fue blanco, por lo que la sociedad de los 60 señaló a la actriz, pero eran más quienes aplaudían el look de aquella vez en donde se destacaba el pañuelo en su cabeza inspirado en el traje de novia tradicional mallorquín, que hicieron juego con los pliegues que se desprendían de sus guantes al estilo mangas largas. Esta ceremonia religiosa en la iglesia de San Agustín de Pepa Flores y el hijo de su productor fue el principio y el final de la historia de amor que marcó un antes y un después en sus vidas. 

El final del amor entre Marisol y Carlos Goyanes

Cuando Marisol se casó con Carlos Goyanes, fue Manuel Goyanes quien se opuso a la boda, pues consideraba que su artista se iría de su lado. La historia de amor entre los tortolitos finalizó antes de pasar por el altar, pero ante la presión social se casaron. En 1972 se confirmó la separación de la actriz, que para muchos era una crónica anunciada, al igual que el día que casi se desmaya en la entrada a la iglesia San Agustín.