LOS AÑOS QUE VIVIMOS

El misterioso reencuentro que la Infanta Elena no quería que salga a la luz

La Aristócrata y su viejo conocido fueron protagonistas de una cita inolvidable.
martes, 18 de mayo de 2021 · 17:27

El pasado fin de semana, la Infanta Elena acudió al Club Pineda de Sevilla para participar de la reconocida competición hípica "Ruta de Primavera". En este evento, la Aristócrata se reencontraba con su gran amor: la equitación. En esta prueba hípica, se dio un encuentro que no pasó desapercibido.

En el Club Pineda, la hija de la Reina Sofia se encontró nada más y nada menos que con Luis Astolfi. El jinete olímpico que es un viejo conocido de Elena, ya que llevan una amistad que data de varias décadas y hay quienes aseveran que entre ellos hubo mucho más que una gran amistad. 

Cómplices de varios momentos vividos, Luis y la hermana del Rey Felipe se mostraban juntos prácticamente en todo evento hípico de los 80 y las habladurías de la prensa del corazón los tenían más que marcados, ya que los rumores de romance invadían su relación. La alta exposición que conllevaba ser el mejor amigo de una integrante de la Monarquía española era demasiado para el deportista y tomó distancia de ella.

Mientras Astolfi estaba en la lejanía construyendo su familia, la vida puso en el camino de Elena a Jaime de Marichalar, con quién se casó en 1995. Doce años después, se comunicaba que temporalmente no convivirían más hasta que, en 2009, se divorciaron. Casi a la par de su peor ruptura sentimental, su amigo Luis seguía sus pasos en cuanto al fracaso amoroso. En 2012, el jinete se separó de Isabel Florez, la madre de sus hijos.

Con el tiempo, se desveló que Luis y Elena nunca dejaron de estar en contacto. El amor que se tienen puede contra todo y su amistad va más allá de cualquier cosa, por eso no es de extrañar que coincidieran en el núcleo que los ha unido hace ya más de tres décadas. La Infanta compitió en la "Ruta de la Primavera" y quedó en el 19° puesto de la competencia, pero poco importa el resultado cuando ganó al reencontrarse con una de las personas más significativas de su vida.