LO QUE OCULTÓ LA REALEZA

La mujer que podría haber desatado un escándalo en la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle

El duque de Sussex recibió un llamado antes de casarse con la actriz estadounidense.
jueves, 17 de junio de 2021 · 04:45

Antes de que el Príncipe Harry pasara por el altar con Meghan Markle en 2018, tuvo una vida repleta de experiencias amorosas, algunas duraderas y otras no tanto. Pero estamos seguros de que entre la lista de las mujeres que en algún momento llegaron a conquistar su corazón, hay alguna que nunca olvidará. 

De hecho, la prensa británica siempre que recuerda quiénes fueron las novias del Duque de Sussex. Se refiere a Chelsy Davy y Cressida Bonas de manera especial, quizás, porque fueron con las que más tiempo compartió. Incluso, una de ellas se atrevió a llamarlo antes de que se uniera en matrimonio con Markle.

Chelsy habría sido la primera novia formal que tuvo el Príncipe Harry antes de casarse con Meghan Markle. Su relación inició en 2004 cuando ambos aún estudiaban y, entre idas y vueltas, estuvieron juntos hasta el 2010. La última vez que se vieron fue en 2011 en la boda del príncipe Guillermo. 

Luego, en la vida del hijo menor de Lady Di, apareció Cressida Bonas, a quien conoció gracias a la Princesa Eugenia, una de sus primas. Con Creesida estuvo dos años pero en 2014 decidieron separarse. Al parecer, al igual que sucedió con Davy, Bonas no habría soportado el hostigamiento de los medios por ser pareja de un miembro de la realeza.

Pero lo que muchos desconocían fue que antes de pasar por el altar con Meghan Markle, el Príncipe Harry recibió un inesperado llamado. Davy Chesly, una de sus exparejas con las que más tiempo estuvo en una relación, se comunicó con él. Según reveló una fuente cercana al Duque de Sussex, lo habría hecho con la intención de despedirse

Chelsy estaba muy emocionada por la inminente boda y por cómo habían cambiado sus realidades con el tiempo, estaba llorando y casi no asiste al evento. Al final, fue y le prometió a Harry que no intentaría colarse en la fiesta. 

Actualmente, Meghan Markle y el Príncipe Harry viven en Estados Unidos, Montecito, una de las zonas más pintorescas de Santa Bárbara. La pareja escogió este sitio tranquilo para criar a Archie y a Lilibet, su segunda hija, que nació el pasado 6 de junio en un ambiente alejado de las cámaras y los escándalos de la realeza.