TODO UN ESTRATEGA

El plan secreto del Rey Juan Carlos para evitar que la Reina Sofía descubriera su mayor traición

La Familia Real Española esconde varios secretos y el Emérito está en el punto de la mira.
domingo, 18 de julio de 2021 · 10:18

El Rey Juan Carlos nunca fue un santo, eso lo sabemos todos, y también que el palacio español está muy lejos de ser retratado en un cuento de hadas puesto que hace mucho tiempo que hay conflictos bastante graves entre sus miembros.

Sobre todo desde que el Rey Juan Carlos tuvo que irse a Abu Dhabi, prácticamente exiliado de su país por bastantes negocios turbios de los que debe escapar a toda costa, hay quienes se animan a afirmar que el Emérito sólo regresará a España dentro de un ataúd, una declaración por supuesto muy fuerte.

El Rey Felipe ha tomado bastante bien las riendas de la Corona pero desde que su padre el Rey Juan Carlos se fue a la capital de Emiratos Árabes que no lo ha ido a visitar ni una vez, quienes más acuden son las Infantas Cristina y Elena y algunas veces la Reina Sofía.

Lo cierto es que como cualquier miembro poderoso de la Realeza, el Rey Juan Carlos siempre contó con periodistas y paparazzis de su lado pero ahora que todo se ha complicado varios de ellos decidieron romper el silencio y confesaron algunos secretos ocultos del Monarca en el programa "Socialité".

Por lo que parece el Rey Juan Carlos ha tenido varias fiestas ocultas en Ibiza, amigos millonarios, mujeres y varias pilladas de Doña Sofía que él se encargó de tapar. Por lo que parece, en varias oportunidades la Reina se enteró de que su marido se iba al yate con amigas especiales, y ella tomaba la lancha y lo tomaba por sorpresa, en estos casos el Emérito reaccionaba tirando a sus amigas por la borda para que no las descubrieran con él.

Marta Gayá, además, fue su novia de antes y por lo visto nunca cortaron el vínculo y varias veces fue fotografiado saliendo de su casa aunque esto siempre se ocultó. Los periodistas explicaron que existieron muchas fiestas en la clandestinidad en un barco de Mallorca, donde el Rey Juan Carlos se sentía poco controlado, pero que también hay mucha leyenda urbana sobre lo que ahí sucedía.