ALGO SE QUEBRÓ

Las situaciones que llevaron al Rey Felipe a tomar distancia de las Infantas Elena y Cristina

Los hijos de Juan Carlos I no atraviesan un buen momento.
sábado, 3 de julio de 2021 · 05:45

Ver a la Infanta Elena nuevamente en un acto institucional representando a la Corona fue una gran sorpresa para muchos, no solo porque hacía tiempo que no se la veía en público, sino porque todos se daban cuenta de que la relación entre el Rey Felipe y sus hermanas había cambiado demasiado y no precisamente para bien. 

Recordemos que las Infantas no permanecían en la misma sala que su hermano de forma oficial desde el funeral de su tía, la Infanta Pilar. De hecho, ese día, ni el monarca español ni su esposa, la Reina Letizia, dejaron que los retrataran con el resto de la Familia Real. 

Lo cierto es que antes de que el Rey Felipe decidiera tomar distancia de sus hermanas, vivió muchas situaciones que no fueron de su agrado hasta que el límite fue sobrepasado y creyó necesario alejarse de ellas. Lo primero que marcó un antes y un después en el vínculo que ahora tienen los hijos del Rey Juan Carlos es la irrupción de la Reina Letizia en la Casa Real. Si bien al principio las Infantas la recibieron bien, a medida que pasaban los años, su vínculo cambió. Pues los desplantes de Doña Letizia hacia sus cuñadas, sumados a los malos entendidos fueron abriendo una grieta entre ellas. 

Algunos medios aseguran que la Infanta Cristina se molestó con la esposa del monarca español luego de que ésta no dejara que su suegros se hospedaran en el chalet del príncipe el día del bautizo de su hija Irene. Mientras que la Infanta Elena no puede olvidarse de aquella vez que la Reina Letizia apoyó a su exmarido, Jaime de Marichalar cuando anunció su divorcio

De todos modos, lo que marcó un quiebre importante en la relación del Rey Felipe con sus hermanas fue cuando su padre abdicó en 2014. A partir de ese momento se distanció de ellas y buscó contención en su esposa. Por supuesto que la sentencia por el caso Nóos de 2017 fue otro garrotazo en su vínculo.

Pero, sin dudas, la gota que rebalsó el balso fue el autoexilio del Rey Juan Carlos en Abu Dabi. Las Infantas Elena y Cristina ya estaban algo molestas por la manera en que su hermano las trataba a ellas y a sus familias desde el momento en el que asumió como Rey de España, cuando su padre tomó la decisión de dejar su país e instalarse en Emiratos Árabes, la relación entre los tres se volvió aún más extraña, tensa y fría.