Un sueldo de arriba

El nuevo dardo de Carla Vigo que demostraría la tajante relación con su tía la Reina Letizia

Es influencer, pero tiene mucho que ver con el Palacio de Zarzuela.
lunes, 5 de julio de 2021 · 13:26

Conocemos a Carla Vigo por ser la sobrina de la Reina Letizia. Su perfil es totalmente contrastante al comportamiento de sus primas y, por supuesto, el de toda su familia relacionada a la realeza.

La joven de 20 años es muy activa en redes sociales, logrando alcanzar una pequeña comunidad de 18 mil seguidores que no para de crecer. Su afinidad con la cámara y con el lenguaje juvenil de Instagram la convierten en uno de los personajes más atrayentes.

Es evidente la contraposición de la joven con, por ejemplo, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Bien sabemos que los protocolos reales prohíben a los miembros royals tener redes sociales, norma que quizás no afecte demasiado a la Reina Letizia y al Rey Felipe, pero sabemos lo que implica una red social para los jóvenes como Leonor y Sofía.

Clara Vigo deja entrever estas diferencias mostrándose suelta y hasta presentando a un acompañante muy encariñado con ella. Aunque últimamente se animó a más. Por medio de un vivo de Instagram ha contestado preguntas y respuestas de los curiosos en averiguar su vínculo con la realeza y el uso del título que Carla hace por ser “sobrina de la Reina”.

Ante las insistencias de los usuarios en averiguar cuál era su relación con la corona, Carla respondió tajantemente “No voy a contestar eso”, esas palabras fueron suficientes para que los usuarios apostaran por más y fueran directamente al hueso de la cuestión. Uno de sus seguidores indujo que con sus impuestos estaba manteniendo la privilegiada vida de sobrina de la Reina Letizia. Afirmación a la que llegó la respuesta:

¿Perdona? A mí no me pagan nada. No tienes ni idea. Lo que me faltaba

Fue la frutilla del postre. Claramente hay kilómetros de distancia entre la joven y las hijas de la Reina Letizia. Pero las normas de la realeza no la alcanzan a ella como tampoco sus exigencias a decir o responder lo que pide la audiencia. Un claro código que parecen mantener en la intimidad tía y sobrina.