El secreto sobre Marisol que Pepa Flores se ha visto obligada a ocultar por mucho tiempo

La actriz se retiró a la edad de 38 años para seguir con una vida más tranquila. Igualmente, lo que vivió en esos años fue bastante intenso.

Pepa Flores.
SHOW

La generación de las niñas y los niños prodigio se dio en España entre la década de 1960 y 1970, aproximadamente. Se trataba de una camada de pequeños casi angelicales con un talento excepcional para la actuación y también para el canto, a quienes la sociedad les predecía un futuro brillante. Entre aquellos nombres suena fuerte el de Pepa Flores (75 años).

Ella saltó a la fama por la película estrenada en 1960, "Un rayo de luz", aunque el personaje más icónico y el que le dio más tarde su nombre artístico fue Marisol. Un programa de Canal Sur, "El legado de", repasó la vida de los famosos niños prodigio pasando por la historia de Pepa Flores, Rocío Dúrcal y Joselito.

Pepa Flores siempre será recordada como Marisol. Fuente: (Google)

Tengamos en cuenta que la carrera de la mítica actriz se terminó antes de lo que cualquiera hubiera pensado, a sus 38 años y por voluntad propia en 1985 después de participar en "Caso Cerrado". Desde entonces, Marisol se mudó a Málaga para desarrollar una vida al lado de su marido (quien falleció hace unos meses) para mantenerse lo más alejada de los medios posible. Esta decisión fue abordada en el programa de Canal Sur y el periodista Pive Amador comentó: "Marisol se retiró por que le dio la gana y ella solo quería regresar a su Málaga natal. No quería seguir en el mundo del arte y era una persona muy concienciada".

Pepa Flores no pudo aguantar el peso de los años

Todos los colaboradores del programa coincidieron en que Pepa Flores no tenía la misma vocación que sí tuvo Rocío Dúrcal: "Era una mujer muy fuerte y no tenía esa vocación como tenía Rocío Dúrcal. Pero ambas hicieron lo que quisieron en su momento", continuó Amador. Por su parte, Miguel Losada, autor junto a José Aguilar de la biografía de Marisol, desveló otros aspectos de ella: "En el caso de Marisol, es un mito por aclamación popular. Desgraciadamente para ella, da igual lo que decida o quiera".

Con estas palabras, se refería al gran amor que el público le tiene a Pepa Flores, por mucho que la artista haya decidido retirarse: "La gente la sigue recordando, los medios hemos estado pendientes de ella. Y porque fue tal su calado en el mundo de la música y del cine y a nivel social. Porque España creció con ella en muchos niveles, yo creo que eso ha sido tan profundo que Marisol siempre está presente".

Pasan los años y ella sigue reapareciendo como el ave fénix. Cuando todo está silenciado de repente.

Por su parte, Marisa Martín Blázquez explicó que en gran parte la decisión de la intérprete de retirarse también tuvo que ver con empezar a vivir más tranquila junto al padre de sus hijos: "Ella también decidió porque no era su vocación. Ella había dado todo, pero renegó muchísimo de eso porque se vio tan sometida y a tantos niveles de no poder hacer su vida, de que le arrancaran su infancia. De que incluso le hicieran comulgar con un régimen como ir a actos de sociedad. Decía: ´Si es que a mí me han llamado Marisol, cuando Marisol es un nombre de una niña de clase social alta; yo soy una niña de barrio, que me llamo Pepa".

El hartazgo

Lejos de ser como otras niñas prodigio, Pepa Flores no estuvo tan protegida y, por ende, sufrió mucho al sentir que perdía su infancia por el compromiso que significaba estar en televisión. Al final, quiso renunciar a todo eso.