Pepa Flores sacudió a España con la primicia que le soltó a Jaime Peñafiel

El adiós de Marisol.

Pepa Flores.
SHOW

Pepa Flores (75 años), conocida artísticamente como Marisol, es la nueva protagonista de la última entrega de "Lazos de sangre". En el programa de RTVE la carrera profesional de la malagueña, que comenzó en la década del 60 cuando apenas era una pequeña niña, quedará en la palestra. Tras el estreno de la película "Un rayo de luz" se transformó en un fenómeno de masas que fue imparable para aquella época.

Muchos profesionales y críticos consideran que el éxito de la actriz terminó arrebatándole su infancia y parte de su juventud. En el año 1985, hace ya casi cuatro décadas, la niña prodigio que conmovió con su arte escénico decidió dejar la fama atrás y alejarse del foco mediático de una vez y para siempre. Pese a que recibió ofertas millonarias, su determinación se mantuvo inamovible.

Marisol fue un fenómeno social sin precedentes. Fuente: (Imagen de archivo).

La vida de Marisol lejos de la presión mediática 

Pepa Flores siempre será recordada como una de las estrellas que más brilló en el mundo del espectáculo, ya que antes de retirarse protagonizó más de un centenar de éxitos entre canciones, películas, series y programas de televisión. Hoy, su vida en Málaga es muy discreta, tranquila y poco se sabe de ella, pues el peso de aquellos años de esplendor terminaron pasándole una factura con un precio muy alto de pagar.

Ahora tan solo soy una ciudadana de a pie, que es lo que quiero ser y como mejor me siento.

Pepa Flores se dedicó por 25 años al mundo del espectáculo. Fuente: (Imagen de archivo)

En una entrevista que Marisol concedió a Jaime Peñafiel, confidente y amigo personal, desveló que gracias a la decisión que lo cambió todo, hoy puede tener un presente tranquilo y disfrutar de ser una persona anónima, aunque, es evidente que jamás pasará desapercibida aunque así lo anhele: "Ahora tan solo soy una ciudadana de a pie, que es lo que quiero ser y como mejor me siento".

Pepa Flores reside en su piso en La Malagueta, Málaga. Fuente: (Twitter).

Sus hijas, María Esteve, Tamara y Celia Flores, nacidas del segundo matrimonio de la cantante con el bailarín Antonio Gades, son su mayor regalo y quienes se mantienen firmes a su lado. Incluso, lo poco que se sabe de la mítica Marisol es gracias a ellas y es que son las elegidas para recoger los premios que aún continúa recibiendo su madre: "Hoy solamente queremos decirte que, desde ese lugar en calma que has conseguido y que tanto te ha costado esta profesión, disfrútalo. Sé feliz porque, querida Pepita, este Goya de Honor es para ti", expresaron cuando Pepa Flores obtuvo el Goya de Honor en el 2020.

No lo pudo evitar

Pese a que la fama le costó demasiado caro, Pepa Flores no pudo evitar que dos de sus herederas siguieran sus pasos. María Esteve es actriz y ya formó parte de más de 30 producciones audiovisuales. Celia Flores, la menor de la familia, debutó en la industria musical con tan solo 16 de edad y en el 2006 lanzó su primer disco. Tamara es la única del clan que prefirió estar lejos del mundo del espectáculo. Es licenciada en Piscología por la Universidad de Málaga y trabaja como coordinadora provincial en la Fundación Secretariado Gitano en Málaga.